manolo

manolo

martes, 13 de septiembre de 2016

Triunfal tarde… para reflexionar


Foto: Tauromagiaportal

Por: Víctor Ramírez “Vitico”

Una triunfal tarde se vivió en la tercera corrida de la feria de Tovar, pero más de uno salió reflexionando del coliseo El Llano, porque bajo el oropel del éxito hay muchas cosas que deben mejorarse. El toreo es un espectáculo serio, que no debe perder las formas y el respeto, para que su grandeza sea incuestionable. La feria de Tovar debe conservar esa seriedad de la que siempre hizo gala, es deber de todos protegerla y fomentarla.

El mano a mano entre Rafael Orellana y Esaú Fernández contó con un encierro de Los Ramírez, que dio buen juego en líneas generales, ambos diestros se emplearon afanosos pero sin dejar mucho para el recuerdo, taurinamente hablando. Toreros con oficio que encuentran en el toreo accesorio de adornos, desplantes y cabezazos mayores alborozos en un público eufórico que aplaude todo sin importar si es bueno o no.

Abrió la tarde Rafael Orellana, con un toro fuerte que embistió con aspereza, en suma no fue fácil, pero sí encastado. Tras brindar al equipo de areneros, el diestro consiguió algunos naturales sueltos, en una faena llena de voluntad. Al tercero, lo lanceó bien a pies juntos, saliendo volteado en un quite por tafalleras, como réplica a uno de Esaú Fernández por gaoneras. Se dobló bien el torero del patio y ligó dos buenas series de muletazos, templados, con la mano derecha. Prendida la mecha en el público, continuó con ligadas tandas, más vibrantes para rematar con desplantes, rodillazos y cabezazos en el lomo del noble toro, que enardecieron a los festivos espectadores. Indultado el astado, paseó dos simbólicas orejas. Al jabonero quinto lo banderilleó con su rehiletero Jenrry Belandria “Piedrita”, llevándose el torero de plata la mayor ovación. Abrió faena con un pase cambiado por la espalda de rodillas, para ligar algunos buenos naturales, en varias series que tomó el encastado toro con transmisión. Con las tablas que da el mucho oficio, Orellana remató con adornos, desplantes tomando los cuartos traseros del toro y eso le aseguró otras dos orejas tras efectiva estocada.

Esaú Fernández saludó con una larga cambiada a su primero, para lancear a la verónica con oficio. El español dio muchos pases a un toro que siguió el engaño con movilidad y raza. Tras una estocada, llegó la oreja. Al cuarto, un toro noble, Fernández lo toreó con alegría, entrega y ligazón. Muchos muletazos, algunos buenos. Faena larga aderezada con adornos, desplantes y al ser indultado el toro, recibió dos pañuelos blancos que simulaban las orejas simbólicas, al no haber trofeos. Al sexto, lo recibió con una larga cambiada y en compañía de Orellana hizo un vistoso quite por navarras en colleras. Esaú Fernández volvió a emplearse con muchos afanes, ligó muchos pases en ligadas y vibrantes tandas, por lo que cortó otra oreja tras una estocada que tardó en hacer efecto.

FICHA DE LA CORRIDA
Plaza de toros de Tovar
Domingo 11 de septiembre.
Tercera corrida de feria.
Más de tres cuartos de entrada en tarde agradable.

Toros de Los Ramírez, desiguales de presentación. Nobles y con recorrido, tercero, cuarto y quinto. Encastados primero y segundo. Noble el sexto. Indultados el tercero, “Industrioso”, número 243, negro y “Socorrito”, número 240, negro. Vuelta al ruedo al quinto, “Harry’s”, número 248, jabonero sucio.
Pesos: 435, 440, 430, 425, 425 y 445 kilos.

Rafael Orellana, de nazareno y oro: Silencio, dos orejas simbólicas y dos orejas.

Esaú Fernández, de grana y oro: Oreja, dos orejas simbólicas y oreja.


Destacaron en banderillas Salvador Moreno, José Antequera, Eduardo Graterol y Jenrry Belandria “Piedrita”.


La corrida comenzó con retraso por los actos protocolares en reconocimiento a la corrida número 100 en plazas venezolanas de Rafael Orellana.


Los dos toreros y el ganadero Ricardo Ramírez salieron a hombros por la puerta grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario