manolo

manolo

martes, 13 de septiembre de 2016

Israel Lancho sale a hombros en Tovar



Foto: Tauromagiaportal

Por: Víctor Ramírez “Vitico”

El diestro español Israel Lancho, debutante en Venezuela salió a hombros al término de la segunda corrida de la feria de Tovar, tras indultar a un bravo toro de Rancho Grande. El encierro de la familia Molina dio juego interesante en líneas generales, en festejo donde destacó la torería y oficio de López Chaves y la entrega de Jonathan Guillén.

El encierro de Rancho Grande y El Prado, bien presentado, brindó la emoción tan necesaria para que la fiesta tenga interés y argumento. Destacaron por su bravura y nobleza los corridos en segundo y quinto turno, uno premiado con la vuelta al ruedo y otro indultado, respectivamente. Tercero y sexto a su vez dieron estupendo juego.


El lote de la corrida lo sacó la cuadrilla del debutante español Israel Lancho, que se aplicó afanoso para aprovechar la oportunidad. A portagayola se fue a recibir a su primero, al que tras larga cambiada de rodillas, le endilgó dos faroles también de hinojos y varios lances a pies juntos, algunos mirando al público. Tras abrir faena con un péndulo, corrió la mano en varias series de vibrantes derechazos, con el toro siguiendo por abajo los vuelos del engaño, con clase y recorrido. Algunos naturales del extremeño fueron excelentes, relajado y vertical el diestro. Faena muy larga, con el toro a más. Petición de indulto no concedido, Lancho tras estocada defectuosa marró con el descabello. De nueva cuenta se plantó a portagayola a recibir al quinto, un toro serio y ofensivo, bravo y encastado. Un trepidante farol de rodillas, para seguir con eléctricas verónicas, que pusieron al público de su parte. Tras un tercio de banderillas emocionante a cargo de Carlos Pizutto, Lancho se empleó en un trasteo largo, con momentos muy ligados. El toro, como bravo que es, no le perdonó al torero el error de quedar fuera de cacho y lo empaló con fiereza, derribándolo. Este trance le dio mayor emotividad a una faena alegre, variada y emotiva. Indultado el astado, el español paseó dos simbólicas orejas.


Domingo López Chaves estuvo muy firme con el primero, toro complicado, al que dio hasta cinco largas cambiadas de rodillas. Se mostró enterado y con oficio, ligando varias series de muletazos meritorias, porque no volvió la cara y mostró su oficio y poder. Ligó varias series de merito, y tras espadazo casi entero, el público solicitó la oreja que no fue concedida. El salmantino saludó desde el tercio. Con el cuajado cuarto, López Chaves volvió a estar dispuesto y valeroso, aguantando tarascadas y tornillazos de un áspero ejemplar. No se arrugó el español que le buscó las vueltas con un más que estimable oficio. Regaló el sobrero, un terciado ejemplar de La Consolación que se limitó a huir a tablas. Tras él, el diestro solo pudo mostrar sus deseos. No cabía más.


Un muy buen lote se llevó Jonathan Guillén, entregado, voluntarioso y con poco rodaje. Tras pasar ciertos apuros con el capote ante el tercero, en el tercio ligó algunas series en la que se mezclaron muletazos conseguidos, con algunos tropezados y embarullados. El toro, bravo, quizás en los medios hubiese lucido más. Guillén no volvió la cara y por momentos conectó con el público, sobre todo en algunos derechazos en los que el torero, vertical y gustándose se confió. Tras fallar a espadas dio una vuelta al ruedo, por su cuenta. Al sexto, encastado ejemplar, noble y con clase, Jonathan Guillén le toreó con mayor acople. Tras un vibrante comienzo en los medios de rodillas con un afarolado y varios derechazos, el joven diestro hilvanò varias series entusiastas y emotivas, sin poder evitar que el toro le tropezara en ocasiones el engaño. Algunos pases con ambas manos tuvieron buen remate junto a otros con menos ajuste, pero su entrega fue grande. Tras una estocada muy baja el toro se amorcilló y se esfumó un posible trofeo. Al toro le dieron una vuelta al ruedo y el torero dio otra, como premio a su mucha voluntad.


FICHA DE LA CORRIDA
Plaza de toros de Tovar.
Sábado 10 de septiembre.
Segunda corrida de feria.
Más de media entrada en tarde agradable y fresca.
Cuatro toros de Rancho Grande (primero, segundo, quinto y sexto). Dos de El Prado (Tercero y cuarto). Uno de La Consolación (séptimo). Bravos, nobles, encastados y con recorrido segundo, tercero, quinto y sexto. Complicados pero con movilidad primero y cuarto. Mansurrón el séptimo. Indultado el quinto, “Añilero·, número 89, negro. Premiados con la vuelta al ruedo el segundo, “Muñeco”, número 3, negro, y el sexto, “Peñonero”, número 59, negro.
Pesos: 432, 425, 430, 445, 440, 435 y 428 kilos.


Domingo López Chaves, de grana y oro: Saludos tras petición, silencio y silencio.
Israel Lancho, de gris plomo y oro con remates negros: Vuelta y dos orejas simbólicas.
Jonathan Guillén, de turquesa y oro: Vuelta por su cuenta y Vuelta.


Destacaron en la brega Mauro David Pereira y en banderillas Carlos Pizutto, que saludó desde el tercio, José Antequera y Salvador Moreno.


Se guardó un minuto de aplausos en memoria de Oscar Labrador, y de los toreros Rodolfo Rodríguez “El Pana”, Víctor Barrio y Renato Motta.


srael Lancho salió a hombros por la puerta grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada