manolo

manolo

miércoles, 10 de febrero de 2016

El valor de Rafael Orellana y la entrega de Jonathan Guillen abren la puerta grande en la última de la Feria del Sol

Por: Nikolas Babin

Con media plaza se dio inicio a la quinta y última de la feria del sol en Mérida, tarde en la que se vivieron varios matices, el valor de Orellana que arranco dos orejas a sus antagonistas, la mala suerte de Fernández y Saldivar a quienes le tocaron los peores ejemplares de la tarde noche y la entrega de Jonathan Guillen quien con un toro ha vivido su tarde de gloria, premio a la entrega y lucha de un torero venezolano con pocas oportunidades.



Rafael Orellana vino a su segunda presentación en esta feria a buscar el triunfo que la suerte no le brindo en su primera tarde, y de inicio logro cortar una oreja de peso al que abrió plaza, un toro con complicaciones que el diestro tovareño lidio con firmeza y temple, tapando con su oficio muchos de los defectos que tenía el astado y una estocada en todo lo alto le valió el primero trofeo de la tarde.

Más firmeza mostro ante el quinto de la tarde, toro con peligro y que se colaba en cada muletazo y se devolvía enseguida buscando la humanidad del espigado diestro, Orellana le extrajo muletazos a pesar de esta condición, pero en un momento logro hacer por el propinándole una aparatosa voltereta, se jugó el físico el venezolano hay que destacarlo, dejo otra gran estocada con la que se asomaron los pañuelos en los tendidos para pedir el trofeo que premio su desempeño y así abrir una puerta grande conseguida con arrojo y valor.




Complicado y con peligro por ambos pitones fue el segundo de la tarde ante el cual el mexicano Arturo Saldivar poco pudo hacer optando por buscar a la brevedad el estoque de acero y pasaportarlo al segundo viaje.

Misma situación la que vivió con el segundo de su lote, un toro sin posibilidad alguna, que no tenía un pase y que solamente buscaba el cuerpo del mexicano, mala suerte en el sorteo para Saldivar quien no pudo mostrarse en lo mas mínimo.




El tercero de la tarde fue otro toro sin un pase, Esaú Fernández no conto con materia prima para lucimiento alguno, andarín y con reservas el astado sencillamente no embestía, media estocada en lo alto no fue suficiente y el uso del descabello se extendió hasta que sonó un aviso.

Nuevamente sin posibilidades para Esaú Fernández, otro astado sin recorrido, sin un pase, antes de buscar la toledana anuncio que regalaría un sobrero.

Ante el toro de regalo ha lanceado con elegancia a la verónica, llevado al ejemplar al caballo con chicuelinas al paso y realizando un quite por chicuelinas, con la muleta ha toreado con sentimiento, iniciando de rodillas y luego toreando en redondo en los medios, tandas por ambos pitones de buen trazo, con momento de emoción que el mismo diestro ha dispuesto en su trasteo, faena larga y siempre en los medios, ha sonado un aviso en medio de la ensordecedora petición de indulto obligando al diestro a ejecutar la suerte suprema dejando una estocada entera que le valieron los dos trofeos .




Jonathan Guillen pudo haber cortado un trofeo del cuarto de la tarde tras realizarle una faena aunque corta muy intensa y que calo en los tendidos, destacando dos buenas tandas de naturales, el mal uso del acero le impidió conseguir el trofeo.

Guillen conto con la suerte de sortear uno de los toros más bravos de la feria, al cual toreo largo y con hondura, emoción de principio a fin en su faena ante un toro que no se cansaba de embestir, derechazos y naturales alternados con los de pecho en largas tandas desataron la locura en los tendidos solicitando el indulto que a mi criterio ha sido completamente merecido.

Da gusto y satisfacción como taurino y venezolano ver triunfar a un muchacho que con pocas oportunidades deja lo mejor de sí en el ruedo y la suerte le acompaña para vivir una tarde de gloria, premio a una vida de sacrifico y el logro del sueño de todo torero, triunfar en grande en una feria de primera.

Ficha del festejo:
Mérida, 9 de febrero, Media Plaza.
8 Toros de “Los Aranguez”
Rafael Orellana: Oreja y Oreja.
Arturo Saldivar: Silencio y Silencio
Esaú Fernández: Silencio tras aviso, Silencio y 2 Orejas en el de regalo.
Jonathan Guillen: Palmas y 2 Orejas simbólicas.


Indultado el octavo toro de la tarde, “Añejado”, N° 59, 434 Kgs.


1° “Hilandero”, N° 64, 442 Kgs.
2° “Azahar”, N° 65, 468 Kgs.
3° “Tabernero”, N° 56, 445 Kgs.
4° “Sardinero”, N° 48, 438 Kgs.
5° “Manchego”, N° 49, 430 Kgs.
6° “Enviudado”, N° 34, 450 Kgs.
7° “Buleria”, N° 47, 436 Kgs.
8° “Añejado”, N° 59, 434 Kgs.
9° Toro de regalo, “Vencejo”, N° 234, 450 Kgs de “Los Ramírez”

No hay comentarios:

Publicar un comentario