manolo

manolo

martes, 24 de noviembre de 2015


por: Víctor Ramírez “Vitico”

César Vanegas cortó la única oreja concedida en la corrida celebrada el domingo en El Vigía, en tarde donde lo más torero lo realizo Eduardo Valenzuela, festejo condicionado por los fuertes temblores que sacudieron al estado Mérida.

Se presentó en Venezuela el diestro francés Jonathan Veyrunes, que abrió el festejo, de forma antirreglamentaria, pues por orden de antigüedad debía hacerlo César Vanegas. Veyrunes se mostró enterado y con oficio. Discreto con el capote ante el primero, le toreó bien en suaves muletazos con la mano derecha, llevando largo y con buen gusto al noble astado. Varios derechazos del galo fueron de mano baja, componiendo bien la figura, destacando un pase de pecho con la mano izquierda soberbio. Méritos que se esfumaron al colocar una entera trasera que tardó en hacer efecto, fallando con el descabello. Ante el cuarto, Veyrunes lanceo bien a la verónica y cuajó bajo la oscuridad, una labor llena de entrega, con muletazos de buen trazo, con un noble ejemplar, del que pudo pasear trofeos, pero la espada es materia pendiente para el europeo, que sudó tinta para despachar al toro.

César Vanegas lanceó muy bien a la verónica al segundo, rematando con estupenda media, demostrando que con el capote compone con gusto, acompaña la embestida con el pecho y lleva largo a los toros. Banderilleó con entrega aunque de forma desigual y compuso un trasteo animoso, ligado, con algunos muletazos lentos y largos, sobre todo por el pitón derecho. Al encuentro se le fue la mano muy abajo, con un feo espadazo muy efectivo, que hizo que se le premiara con una oreja generosa.

Eduardo Valenzuela estuvo muy torero, serio y centrado. Lamentable el fallo con la espada, porque pudo ser el triunfador del festejo. Verónicas con garbo las del valenciano, que banderilleó con facultades y exposición. Con la muleta el diestro demostró su buen momento, muletazos largos, llenos de temple, con gusto, clase y armonía. Qué bien toreó Valenzuela al noble astado de Campolargo. El torero acertó en la distancia, alturas, toques, colocación, todo ello rematado con pases de pechos largos como ríos. Faena de feria grande, malograda con el acero.



FICHA DE LA CORRIDA

El Vigía.
Plaza portátil “La Esperanza”
Domingo 22 de noviembre.

Menos de media entrada en tarde fresca.

Cuatro toros de Juan Campolargo, chicos y terciados, de buen juego en líneas generales. Nobles y con clase. Destacó el tercero.

Pesos: 402, 405, 425 y 405 kilos.

César Vanegas, de negro y oro: Oreja.

Jonathan Veyrunes, de corinto y oro: Silencio y silencio tras aviso.

Eduardo Valenzuela, de grana y azabache: Silencio.

Jonathan Veyrunes se presentó en Venezuela con el toro “Tamarindo”, número 015, castaño bociblanco. Destacaron en las cuadrillas Mauro David Pereira en la brega y Ramón Contreras en banderillas. Fuertes sismos sacudieron la ciudad antes y durante el festejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario