manolo

manolo

domingo, 12 de julio de 2015

ME HA LLEGADO EL MOMENTO Y QUE BUENO QUE ES CON “TARAPIO”


Jesús Ramírez “El Tato” 

No pierde la ilusión y lo demuestra cada vez que se viste de luces. Recientemente en la plaza del Club “El Placer” en Tejerías del Estado Aragua, ratificó condiciones con un bravo toro de “Tarapío”, divisa que parece signada para relanzarlo en nuestro firmamento taurino. 

Precisamente, -nos refiere Juan José-, que en la finca ganadera carabobeña ha recibido todo el apoyo imaginable desde sus inicios. Allí ha vivido meses y compartido con Leonardo Benítez y el recordado maestro Antonio Chenel “Antoñete”, cuando el maestro madrileño se refugió en “Tarapío” para comenzar nueva vida profesional. Doña Maribel Branger, ha sido para mí la madre que se me fue muy temprano. 

Juan José Girón va a cumplir 15 años de alternativa el próximo 30 de septiembre, completando campañas cortas en número de festejos pero de importantes triunfos como el indulto de un toro de “Los Marañones” en la Feria del Sol en Mérida. 

Maduro, optimista y confiado, el octavo Girón de la gloriosa dinastía se encuentra muy ilusionado con sus próximos compromisos. El 2 de agosto en Maracay y el 20 de septiembre en la monumental de Valencia. Ambos festejos con los toros de “Tarapío”, divisa que siempre ha estado en el corazón de los Girón. 

TORERO DINASTICO 

De la unión de don Carlos Girón Giráldez con Esperanza Díaz, nacieron 13 hijos, un número que para esta familia ha sido de buena suerte. El mayor, Carlos, como el padre nació en Caracas, igual que Yolanda y César. Luego la familia se trasladó a Maracay donde fijaron residencia. Allí nacieron Luisa, Rafael, Curro, Efraín, Columba, Marina, Lupe, Freddy, Rosario y Pepe Luis. 

En la plaza de Barcelona, España, le otorgó la alternativa César Girón a sus hermanos Curro y Rafael el 27 de septiembre de 1.956. El acontecimiento casi genera la ruptura de relaciones taurinas entre España y Venezuela por la participación de tres venezolanos en un cartel, que nunca se pudo repetir. Curro tuvo camino ascendente liderando estadísticas en España y Rafael tras algunos éxitos aislados, pero siempre toreando con mucha clase, optó por vestir el traje de plata y regresar al país. 


OCTAVO DE LA DINASTIA 

Marco hijo de Curro se hizo matador de toros en Caracas, tras descubrir el gusanillo al enfrentar por primera vez una vaca de casta en la ganadería “Tarapío”. Luego Juan José refrescó el apellido tras echar pininos en la maestranza y el Nuevo Circo de Caracas y emprender con grandes sacrificios el camino a España, donde un hombre que se ha metido de lleno en la historia de la tauromaquia con un dietario, Antonio Picamillis, le proporcionó 17 novilladas y la alternativa en una plaza perdida en la geografía española, Cabeza de Buey en Badajoz. Fue la tarde del 30 de septiembre de 2000, vestido de celeste y oro con Alberto Manuel de padrino y Sánchez Parada de testigo. El toro se llamó “Hechicero” número 13 de Sayalero y Bandrés. Tres orejas y salida a hombros 


AUSPICIOSO INICIO 

Fecha seguida debutó como matador en Benalmádena (Malaga) mano a mano con Regino Cortéz cortando cuatro orejas y rabo a los toros de Manuel Millares. Quince días después el debut en Ecuador y luego en Maracay al lado del casi desconocido Sebastián Castella y Erick Cortéz con toros de “El Capiro” el 26 de noviembre. Fue una época dura de aisladas fechas y exigentes compromisos con varios matadores criollos dando la talla. Juan José sin perder el ánimo siguió en la batalla, aguantando parones pero siempre firme en sus aspiraciones. 

Ahora, la ilusión lo envuelve en su regreso a la maestranza porque precisamente con “Tarapío” ha demostrado la distinción torera del apellido. Tres orejas una tarde de la Feria de la Candelaria en Turmero, dos orejas a otro tarapieño en la Feria de Valle de la Pascua y otra en la población llanera de El Sombrero. 

El 2 de agosto regresa Juan José a la maestranza de sus inicios junto a Javier Silva, triunfador en su último festejo en Maracay y “Leonardo de Maracay”, torero de buen gusto con todos los méritos para subirse al tren de los triunfadores. 

Los toros de “Tarapío” que han sido motivo de favorable comentario por las fotos exhibidas en el campo, son promesa de triunfo y enorme realidad de los sueños ganaderos de Don Juan Ernesto, Marcos y Maribel Branger y que ahora siguen con pasión y afición el agroindustrial Francois Russian y su esposa Maribel Branger. Hay gran ambiente en Maracay. Ambiente del triunfo esperado por la continuidad del glorioso apellido Girón. Juan José decidirá…..

No hay comentarios:

Publicar un comentario