manolo

manolo

jueves, 12 de marzo de 2015

¡Las San Josefinas se Vaticinan con Apetencias de Triunfo, En su Provocativo Festejo Menor!


Por: Juan Mariano Monasterios Bernal

En el desarrollo de la temporada venezolana en el Ser o no Ser, de nuestras ferias y fiestas se nos avecina un acontecimiento taurino de altísimos quilates en todo su contexto, dándole el tratamiento de sumo respeto al escalafón menor con el mejor festejo de la Feria en Honor de San José, el cual se confeccionó con un osado concurso de ganaderías venezolanas; dos hermosos novillos de Laguna Blanca de Don Euclides Sánchez ¡El de echar la pata palante, con su impetuosa raza ganadera que denota cualidad y calidad en su refrescada sangre! dos preciosos utreros de Don Juan Campolargo ¡El de las ilusiones hechas una contundente realidad como líder del escalafón! Y dos escogidos novillos de San Antonio de Don Edgar Bravo ¡El que atesora la osada afición por usurpar los terrenos en los grandes carteles! Enmarcados en una exquisita apetencia por disfrutar de este agarrón ganadero, por parte de la afición ávida por degustar de este trío de ganaderías venezolanas, las cuales apostarán fuertemente con sus bravos novillos de lidia ¡Sin pedir, Ni dar Cuartel! por consumar el ansiado triunfo de cada una de su divisa, ¡Trío ganadero de apetencias de triunfo rotundo, en las fiestas San Josefinas!

Por delante se abrirá de capa Miguel Tahan “El Jeque” que en su harem taurino, camella con su ilusión y afición maduradas por el arte de torear, con denotados destellos de buen torear desde su reaparición novilleril, destellos fulgurantes de sobrada carga emocional aunada a su concepto de saber torear, habrá que ver si la exquisitez de sus apetencias las comulga con la hostia del triunfo, ¡Saliendo a hombros por la mezquita de la puerta grande, en el coso de Calicanto donde se abriga sus apetecidos sueños!

De las orgullosas tierras irreverentes donde se parió la juvenil libertad, se apetece un torero de ansias incontrolables por triunfar al cual mientan Edgar Antonio, de sobradas formas en su raza y, quien sazona el vuelo de los lances con gusto al torear, para en arrebatados pases desborde las apetencias de triunfo, por no dejarse ganar la pelea en el ruedo, firmándolo todo su quehacer con arrojo en banderillas, ¡Degustando en sus apetitoso menú un caudal inagotable de espartano valor, todo ello augurando en sus apetencias los aires victorianos por triunfar!


Desde la ciudad del Cabriales se braman las apetencias carabobeñas, señoras y señores que le nombran Cristian Valencia torero de dinastía donde no cabe otro adjetivo que el del Triunfo, pese a que aún trajine sus gateares en el arte, atesora en sus venas la sangre que le hierve hasta desesperarle en con arrolladora ilusión las apetencias triunfales, provocando los destellos de afición en sus valientes andares, pariendo con firmeza en sus pasos las ansias cabrialenses de triunfo, para lo cual ha venido a este mundo sin temor a equivocarse ¡En un Valencia no cabe otro logro en sus apetencias, más que la del Soberano Triunfo! 


¡Todas las apetencias por el Triunfo, se Vaticinan en
La Ciudad Jardín de Venezuela, en la hermosa Maracay Así que!
¡Señoras y Señores ante Las Exquisitas Apetencias,
Novilleriles y Ganaderas hay que Llenar



El Coso de Calicanto para Triunfalmente Acompañarles!

No hay comentarios:

Publicar un comentario