manolo

manolo

domingo, 1 de febrero de 2015

FERRERA Y VENTURA CORTARON OREJA EN SAN CRISTÓBAL



* Corrida mansa de Rancho Grande
* Murió Ospicio de la cuadra del rejoneador de infarto en el ruedo

Jorge Cepeda

Esta tarde, la cuarta de feria, era de expectativa por lo acontecido en la corrida anterior en San Cristóbal donde se dió el tercer lleno hasta las banderas, para ver el encierro de la ganadería venezolana de Rancho Grande y El Prado, toros que fueron bien presentados pero que demostraron mansedumbre en el ruedo, en su mayoría sin fuerza ni son para que los alternantes pudieran demostrar su calidad y buenos oficios.

En total ocho en lidia ya que además de los venezolanos se despacharon dos de San Mateo que fueron traídos desde España para la actuación del rejoneador Diego Ventura, tampoco fueron toros potables. Después del quinto toro del rejoneador, todo se transformó en tragedia ya que el caballo del rejoneador de nombre “Ospicio” murió de infarto en el ruedo y en el octavo del encierro un toro que se encampanó y luego de la pica se vino arriba y puso a todos a sufrir luego de una peligrosa voltereta del matador español David Galván.

Diego Ventura

Los toros españoles que le trajeron al rejoneador Ventura no fueron buenos, los de San Mateo; astados que poco le colaboraron para el lucimiento en estas dos actuaciones que tuvo. En la de hoy tampoco los toros le ayudaron para lucir en plenitud como es habitual en este torero a caballo.

Con el primero colocó rejones de castigo a un toro de poca trasmisión pero que expuso una barbaridad sus jacas para oír fuertes palmas, sobre todo en las cortas y con Morante que muerde la el morrillo o la testuz de los toros. Con rejón desprendido despachó al primero.

Su segundo, el quinto de la tarde, fue el más potable y le dejó lucir con dos rejones de castigo y con varias banderillas que dejo en buen sitio, gustándose en pedir la muleta para torear desde el caballo; el público se le entregó y le pidió hasta el indulto del toro, pero este no lo merecía por lo que tomó distancia para colocar la hoja de peral y repentinamente le caballo Ospicio se fue de manos y cayo aparatosamente junto con el rejoneador y allí mismo le pegó un infarto fulminante; por lo que varios rejoneadores que estaban presentes y parte de su cuadra lo sacaron del ruedo; conmovido se montó en otra de sus jacas dejando un rejón que fue suficiente para que le otorgaran una merecida oreja.

Leonardo Benítez

Como director de lidia estuvo muy centrado; en su primero, un toro de poca fuerza que hasta se pidió que fuera devuelto a los corrales, esto le hizo cambiar el temperamento al torero venezolano, por lo que lo lidió a media altura; luego de estar poco acertado en banderillas, con varios espadazos y descabello lo despachó para que su labor se silenciara.

Con su segundo, tampoco lo vio claro por lo que su faena fue de aliño, ya que no banderilleó y esto hizo que el público se enojara con él; con otro pinchazo lo despachó para oír un aviso.

Antonino Ferrera

El torero extremeño tampoco se podía perder el festín ya que su primero fue manso y solo le dejó colocar dos pares de banderillas y despacharlo pronto.

Con el segundo de su lote fue un toro más alegre que le permitió a Ferrera actuar para el público que estaba ávido de ver una buena corrida; colocó buenos pares de banderillas valiéndose de su habilidad particular para el segundo tercio que gustaron al respetable; con la muleta a media altura cuajó varias series de muletazos que fueron colofonados con certero espadazo para que le dieran una oreja.

David Galván

Pechó el español con lo peor del encierro; con su primero un toro que llevó la cara alta y que le descompuso la figura cuando trataba de ligar tandas aparte de la brisa que molestó. Despacho de caída para que su labor se silenciara.

Con el último de la tarde-noche, poco le ligó con la capa ya que salió suelto y al pedir el cambio del tercio y salir los picadores trató de colocar el astado en inmediaciones del picador pero su capote se enredó en la cuerna, por lo que el astado lo descubrió y le dio un arreón fuerte que lo lanzó por los aires, viviendo momentos de pánico los presentes en la plaza; pasó a la enfermería donde afortunadamente todo quedó en contusiones y fuertes golpes, sin cornada en el novel torero español.

Este toro sembró pánico ya que el torero subalterno Fabián Ramírez también fue levantado por los aires; luego el matador Leonardo Benítez debió culminar la faena con varios espadazos y terminar así esta corrida.

Ficha de la Corrida

Sábado 31 de enero de 2015
Se celebró con lleno total la cuarta corrida de feria en la plaza de toros Monumental de Pueblo Nuevode la ciudad de San Cristóbal.

Se lidiaron toros de las ganaderías San Mateo (1,5), Rancho Grande (6), El Prado (2,3,7,8) y La Consolación (4).

Diego Ventura. Palmas y oreja.
Leonardo Benítez (Silencio y silencio tras aviso).
Antonio Ferrera (Aviso y oreja)
David Galván (silencio y a la enfermería).

No hay comentarios:

Publicar un comentario