manolo

manolo

domingo, 17 de noviembre de 2013

MARACAIBO. FERRERA CORTA DOS OREJAS E IVÁN FANDIÑO DICTA CÁTEDRA



Franklin Pineda. Tal y como estaba previsto, con quince minutos de retraso se dio inicio la primera corrida de la feria en honor a nuestra virgen de la Chinita, el cartel los conformaban los toreros españoles Antonio Ferrera, el debutante Iván Fandiño y los criollos Javier Silva y Javier Cardozo Lidiando, seis toros de la ganadería Santa Fé y dos de los Hermanos Belizario.

Antonio Ferrera, un torero conocido por la afición marabina, su toreo alegre es muy aceptado por la afición, recibió a su primer astado con verónica, en el tercio de las banderillas alboroto los tendidos dejando tres pares de banderillas en todo lo alto, instrumentó su faena por el lado derecho, dejando muletazos largos y templados que calaron en la afición, un pinchazo y media estocada fueron suficiente para finalizar su labor. Con el segundo de su lote volvió a robarse las palmas con el tercio de banderillas, dio inicio a su faena por derechazos, ligando naturales largos y templados, el toro se fue quedando sin combustible y el ibérico empezó a torear para los tendidos, luego de un pinchazo y una estocada certera cortó las dos orejas.

Javier Silva, un torero poco toreado, no estuvo a la altura del compromiso, no entendió a su primer enemigo, sufrió dos desarmes y opto por abreviar entrando a matar desigualado después de un pinchazo, dejo una estocada entera, silencio. Con el sexto de la tarde de nuevo no mostro nada, se vio mal con las banderillas, empezando su labor muleteril fue desarmado, su labor fue musicalizada sin ligar serie, tras un pinchazo, dejó una estocada.

Iván Fandiño, con el primero de su lote un toro con nobleza y recorrido, fue de menos a más, de a poco se fue ganando al público, con series de derechazos largos y templado, por la mano izquierda supo aprovechar al astado pegando varias series, sin duda; un diestro con el sello de figura del toreo, dejo una estocada hasta la empuñadura para cortar las dos orejas. Con su segundo enemigo, las expectativas eran mayores, volvió a pintar una faena de poder, la afición muy atenta a la tarea, el burel se fue a las tablas y el diestro pone punto final después de  varios intentos con el acero.

Javier Cardozo, lidio dos toros de la ganadería Belizario anovillados, ante el primero no mostro nada, con una faena fría y llena de desplantes, le colocaron la música sin méritos, dejó una estocada fulminante que le valió una oreja. Ante el último, no logro entender las embestidas del animal que poco era lo que se le podía sacar, silencio.

Ficha del festejo

Antonio Ferrera: Silencio y dos orejas
Javier Silva: Silencio y vuelta al ruedo
Iván Fandiño: Dos orejas y silencio

Javier Cardozo: una oreja y silencio

1 comentario: