manolo

manolo

domingo, 27 de enero de 2013

Pablo Hermoso de Mendoza sale a hombros y Orellana se juega la vida



Ante el bravo y codicioso sexto desplegó el español un compendio de conocimiento, valor y oficio que deslumbró. Foto: Fernando Zambrano


Por: Víctor Ramírez “Vitico”

El rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza dio una verdadera lección de toreo a caballo en una tarde en la que sin trampa ni cartón Rafael Orellana se jugó fríamente la vida, con un valor espartano que no tuvo refrendo con la espada.

La atracción de la feria era el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, que con su primero cumplió a secas, con oficio pero sin sentirse a gusto ante un toro complicado con el que se vio fácil. Ante el bravo y codicioso sexto desplegó el español un compendio de conocimiento, valor y oficio que deslumbró. Nunca se dejó tocar las cabalgaduras, templo portentosamente en rítmicos galopes de costado, dio el pecho al clavar y toreó con la precisión de los elegidos. Las banderillas largas y cortas las clavó en todo lo alto y sus quiebros, batidas a pitón contario y adornos fueron apoteósicas. Cobró un rejonazo arriba fulminante y paseó dos orejas con fuerte petición de rabo.

Valiente, entregado, con oficio y conocimientos de la lidia se presentó el español Javier Castaño que toreó muy bien con capote y muleta. Destaca en este matador su largo toreo con la mano izquierda, enganchando siempre adelante las embestidas, dotando al pase de extensión, temple y profundidad. Empezó su primera labor sentado en una silla y de inmediato el público entró en vereda, por lo que tras fallar con el descabello perdió un seguro trofeo. Ante el sobrero cuarto, hondo, fuerte y que sembró el terror en los dos primeros y caóticos tercios, Castaño se mostró enterado, pues todos los problemas del toro desaparecieron cuando el torero, muy firme, le citó con la muleta bien puesta, le tocó con precisión y lo más importante le llevó largo. Con el estoque de cruceta no acertó y allí se esfumó la puerta grande.

El primer toro de Rafael Orellana, manso, bronco, áspero y peligroso, mostró desde que salió un empeño grande en llevarse por delante al torero de Tovar, que se mostró muy valiente, pero a éste toro, no le daba un pase ni el que lo inventó. Tras una fuerte voltereta con buen criterio, Orellana abrevió, aunque estuvo pesado con el acero. Ante el quinto, Rafael destacó toreando a la verónica y se arrimó de lo lindo. Muy firme, toreó con temple, ceñimiento, hondura y ligazón, en varias tandas meritorias, a centímetros de los pitones. Destacó manejando la muleta con la mano izquierda y de no fallar a espadas, el triunfo hubiese sido de clamor. Para los toreros de a pie, la espada fue la cruz.

FICHA TERCERA CORRIDA DE FERIA

San Cristóbal
Sábado 26 de enero.
Tercera corrida de feria.
Casi lleno en tarde agradable.

Tres toros de El Paraíso (primero, segundo y quinto) uno de El Prado (tercero), uno de Rancho Grande (sexto) y cuarto bis de Juan Bernardo Caicedo. Desiguales de presentación y juego. Noble el primero, peligroso el segundo, encastados cuarto y quinto. Complicado el tercero y bravo el sexto, “Tinajero”, número 149, premiado con la vuelta al ruedo.
Pesos: 460, 442, 442, 550, 446 y 455 kilos.

Javier Castaño, de turquesa y oro: Palmas tras aviso y palmas tras aviso.

Rafael Orellana, de azul rey y oro: Silencio y vuelta tras aviso.

Rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza: Palmas y dos orejas. Salió a hombros.

Javier Castaño se presentó en Venezuela con el toro “Alcahuete”, número 89, castaño

No hay comentarios:

Publicar un comentario