manolo

manolo

jueves, 31 de enero de 2013

Aclaratoria sobre publicación en la columna “Informaciones Taurinas”



Por: Nayib J. Benítez

Soy estudiante del 7mo semestre de comunicación social y estoy muy cerca de obtener mi título de periodista en mi alma mater la Universidad Bicentenaria de Aragua y gracias a las enseñanzas y consejos que he recibido de mis excelentes profesores, me he ido formado como un buen comunicador.

La veracidad y la ética son dos valores indispensables y preciados que posee un periodista o quien escribe, ya que al emitir una información o una opinión, los lectores (o televidentes en caso de medios audiovisuales) confían y confiarán siempre en lo que leen, conformando así un seguimiento por parte de los lectores hacia el periodista o quien escriba por ser la persona que siempre les mantendrá informado con la verdad. Sin embargo, cuando la veracidad de quien escribe está en duda; es cuando vendrá por parte de los lectores que le siguen una desconfianza. Tarde o temprano.

Esto antes dicho es lo que nos enseñan a los estudiantes de comunicación social, quienes tenemos como regla inquebrantable decir la verdad. Todo esto viene a raíz de una nota por parte de un reconocido cronista taurino que en su publicación en un importante diario aragüeno del día 29-01-13, tituló (cito) “El Califa de Aragua cumbre en San Cristóbal” y luego acotó en la misma nota “todos nos han dicho que la labor del Califa fue sorprendente, cumbre, y que si no se pone a seguir el pedido del público que solicitaba el indulto del noble y bravo astado de Rancho Grande, y hubiera montado la espada con suficiente tiempo, otra cosa ha podido ser el resultado. Es más, si mata ese toro también se hubiera traído el trofeo de triunfador de la feria.”

Ahora bien solo quien estuvo presente en la plaza Monumental de Pueblo Nuevo sabe cómo fue en realidad y de manera objetiva la labor del joven diestro aragüeño y con toda responsabilidad debe decirse que el diestro estuvo bien, con algunos pases aislados, pero con tandas que logró ligar con buena técnica aunque sacando el toro hacia las afueras con el pico de la muleta en algunas ocasiones; lidiando un toro que por momentos se paraba y tenía medias embestidas. Estos pequeños detalles que terminan siendo gigantes a la hora de otorgar un indulto fueron considerados por la Comisión Taurina quién ordenó matar el toro con un aviso, pues no existía consideraciones para indultar al toro lidiado en 3er lugar. El diestro se puso muy pesado con el acero con 4 espadazos y 5 descabellos y le fueron tocados los otros dos avisos.

Nunca, el diestro “estuvo cumbre” ni tampoco el toro era “noble y bravo” pues si hubiese sido así el pañuelo naranja con toda seguridad se hubiese visto desde el palco presidencial. Por otro lado es entendible que se le haya otorgado el trofeo a la mejor faena a “El Califa” porque fue la medianamente completa de toda la feria y digo medianamente, ya que el toro nunca terminaba de colaborar y el diestro lo sacaba hacia afuera.

Luego de leer esta nota me comuniqué telefónicamente con dicho cronista para expresarle mi desacuerdo en cuanto a su publicación por mis argumentos antes expuestos, los cuales dicho sea de paso fue el mismo que tuvieron los medios que estuvimos cubriendo al última corrida de la Feria de San Sebastián.
En otro orden de ideas, en relación a lo publicado en el mismo diario, el día 30-01-13 por este cronista quien escribió “hemos recibido señalamientos desagradables por parte de un miembro de la crónica taurina, quien está en total desacuerdo y difiere violentamente de nuestra publicación que la llevamos a nuestros lectores”. Debo decir que nunca hubo de mi parte una reacción de manera violenta, pues mi intención era comentarle lo ocurrido en la última de feria, pues yo si estuve presente y pude detallar cada momento de la labor del matador, por lo que estaba algo errado en su publicación; nunca hubo ni existió ofensas, solo le esgrimí mis argumentos antes expuestos explicarle lo que realmente sucedió.

Más adelante en la misma nota del día 30-01-13 agregó “Estimamos, que en nada desmerita una labor realizada con la muleta el hecho de que por alargar una faena donde el soberano pedía el indulto del toro suenen los avisos” estas palabras fueron las mismas que un servidor le comunicó al mismo cronista en la conversación telefónica.

Terminando mi respuesta debo aclarar un último detalle que esgrimió el mismo cronista “Es más, el toro no se fue vivo a los corrales sino que por tardar en doblar sonó el tercer recado” y hay que aclarar que el toro dobló luego del 3er aviso y de que el matador se retirase por lo que miembros de la Comisión Taurina ordenó apuntillar al toro, además todo cronista sabe que al tocar el 3er aviso y así el toro muera en la arena debe decirse que el toro se le fue vivo porque no pudo darle muerte, eso es en España, México y demás países taurinos.

Para culminar y cerrar este capítulo, debo señalar que todo esto no se trata de perjudicar o estar en contra del matador de toros Hassán Rodríguez “Califa de Aragua”, puesto que debemos exaltar a los valores aragüenos y venezolanos pero siempre debe hacerse con la verdad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario