manolo

manolo

miércoles, 15 de agosto de 2012

LA APBV LE SALE AL PASO A DEFENSORA DEL PUEBLO




PRONUNCIAMIENTO:

La Asociación de Picadores y Banderilleros de Venezuela ve con preocupación  el ensañamiento del que es objeto la Fiesta Brava en nuestro país, por parte de la Defensoría del Pueblo, debido a que esta institución esté preocupada porque los menores  de edad, no asistan a los espectáculos taurinos y no se pronuncie en contra de algunos programas de televisión, como telenovelas, películas y eventos donde se observan claramente la enseñanza y el ejemplo que le dan a los menores de edad, donde vemos como asesinan personas; como se planifican y ejecutan secuestros, atracos; como se alimenta a la infidelidad de parejas  y la prostitución.

Así con estas actitudes se destruye los ideales de la familia que es la base fundamental de la sociedad, contribuyendo así a  fortalecer conductas delictivas en menores de edad. ¡Eso sí es violencia!. Es aquí donde la Defensoría del Pueblo debería actuar,  donde  los menores y juventud son los más perjudicados  observando esa cantidad de imágenes negativas.

No es la fiesta de los toros la que perjudica a los menores, hay que recordar que los espectáculos taurinos en la mayoría de los casos es el  evento principal de nuestras ferias, generando de esta manera, una gran cantidad de empleos directos e indirectos. En el ámbito taurino trabaja una cantidad importante de personas que ganan honorarios, que seguramente utilizan para llevar el pan a sus hijos, viéndose así beneficiados  los menores de edad gracias a la actividad taurina. 

Ahora, es el pueblo de Tovar en el Estado Mérida, el que sufre este ataque por parte de la Defensoría del Pueblo, sin importarle la economía de las personas que allí hacen vida, quienes han invertido su único capital, generando grandes perdidas, que no recuperarán en los espectáculos taurinos, ya programados para septiembre 2012, siendo amenazados por estas disposiciones legales.

El gremio de la Asociación de Picadores y Banderilleros de Venezuela, expresa su descontento de manera categórica ante la actitud caprichosa y desleal de la funcionaria Alide Peña, delegada en Mérida de la Defensoría del Pueblo, quien siguiendo instrucciones expresas y directas de Gabriela Ramírez quien ostenta al cargo de Directora Nacional de la Defensoría del Pueblo, atacan de manera despiadada a la fiesta brava venezolana, utilizando su poder político que incide en  los procesos judiciales que limitan el libre acceso de niños, niñas y adolescentes a los festejos taurinos de las principales ferias venezolana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario